No era la primera vez que sacaba los ingredientes; ahora expuestos sobre la barra de la cocina; era una tarde lluviosa; y sobre la barra reposaban, en cantidades específicas; harina, aceite, levadura, agua ligeramente tibia, sal, azúcar, queso rallado, salsa de tomate y aparte, en un plato extendido verde, unas rodajas de jitomate, hojas de albahaca fresca; y además de ésto algunos ingredientes especiales, los favoritos de cada uno de sus amores; jamón, piña y claro, ajo.